jueves, 16 de diciembre de 2010

Desde niño me gustó comer en buenos lugares.

Hace mucho, creo tendría como 8 años, estábamos mi papá mi hermano y yo esperando a un wey en Loma Bonita a un costado de la carretera porque le debía un dinero a mi papá. Ya teníamos un chingo de rato esperándolo y no llegaba el cabrón. Entonces mi hermano le dijo a mi papá que ya tenía hambre. Y mi papá le dijo que no nos podíamos ir porque igual llegaba el wey al que esperábamos y se escondía para no pagar. En eso yo volteo y a un lado de donde estábamos estaban abriendo un local. Yo calculo serían las 8 de la noche o algo así. Entonces volteo para ver que vendían en ese local y leo: "restaurante bar las olas". Ya la hicimos, les digo, ya abrieron el restaurante, hay que comer ahí. Mi papá y mi hermano se comenzaron a reír.

Hasta mucho tiempo después comprendí porqué se rieron. El "restaurante bar las olas" era un bar de mala nota, con muchachonas y toda la onda. Aún creo que si debimos entrar a "comer". Bueno, yo aunque fuera a ver nada más jajajaj.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada