sábado, 29 de enero de 2011

Coca cola en Iguala.

Estaba recordando la vez que fuimos a Acapulco y que de regreso hicimos una escala técnica en Iguala. Estuvo bien mal pedo eso. Llegamos en la noche como a las 10 y que ya no alcanzamos camión. Entonces pues nos tuvimos que quedar a dormir en la central de camiones. Está bien puto incómodo y hace mucho frío.

Pero bueno, lo que hizo que valiera la pena esa escala es que salimos de la central a conocer iguala ya que estábamos atorados ahí. Está chido, tiene 2 plazas con su quiosco y la arquitectura del lugar es agradable. Anduvimos paseando un rato y a alguien le dio sed y le echó una moneda a una maquina de refrescos, seleccionó una coca envasada en plástico y pues que sale la botella. Solo que la botella venía a la mitad. De momento pensamos que el wey que llena las maquinas se había tomado la otra parte, pero al revisar la taparrosca vimos que estaba perfectamente sellada. Otro pedo esa coca. De hecho me acordé porque me tomé una cerveza media y cuando la destapo me doy cuenta que también venía a la mitad.

Mi teoría es que alguien que me odia llena las cosas que me gustan a la mitad. Eso o que los weyes que las llenan son unos hijos de puta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada