sábado, 24 de diciembre de 2011

Educación

En México vivimos algo que se llama...cuidarte. Con gran desilusión lo digo. Cuando eramos niños nuestra mayor preocupación cuando fuéramos "grandes" era: el calentamiento global, el efecto invernadero (que ni sabieamos que era), la sobrepoblación. Ahora: muerte, daño, sufrimiento, miedo, y las que que gusten aumentarle.

Mi país, mi vida, se ha vuelto una especie de anarquía, pero no, de oligarquía. Aquí se hace lo que manda el dinero, criamos a nuestros hijos con ese (estúpido) afán de creer que el que tiene vale. No nos damos cuenta (y a lo mejor, inconscientemente) que alimentamos esto. El decir: "ya llegó el Sr. diputado", "buenos días señor oficial", "el es primo del presidente municipal" "el se apellida X"; Disfrazmos nuestras creencias en el creer que somos por el hecho de tener dinero o poder, estupido error. Fomentamos el estupideudismo (nueva frase que en verdad debería de ser aceptada por la RAE)

Nuestras principal falla es creer, y en verdad creer, que criticando soberbiamente se solucionan los problemas. Adjetiva y personalmente estamos mal. La carencia de valores, de amor propio, de dignidad...todo se refleja. ¿en dónde? en nosotros mismos, en nuestra sociedad y por ende en nuestro país.

Dirán: ¿tu que calidad moral tienes para decirnos esto? ninguna, no la tengo, tan al grado que en verdad es lo que me preocupa. Pero, ocuparnos es lo que nos atañe. Esto no se trata de satanizar, satanizar cualquiera (aplica para todos los casos) pero en verdad que ofrecer soluciones nadie. A todos (me incluyo) se nos hace fácil criticar al gobierno, los gobernadores, los diputados, los senadores, los presidentes municipales, los delegados, los jefes de manzana, los jefes del trabajo, al que corta el pasto, los taxistas, los microbuseros, los que no hacen nada, los que si lo hacen (parece canción de la santanera) ahhhh y los que me faltaron. También ellos lo saben. Esto no va dedicado a los que no lo saben, esto va dedicado a los que lo sabemos y nos hacemos pendejos. ¿No te gusta que si eres profesionista te paguen mal? No aceptes el trabajo (es idiota quejarse de un trabajo cuando tu aceptaste las condiciones) ¿No te gusta que te maltraten? Repito ¿eres una persona que tan poca estima le tienes a tu vida? no lo repetí con esas palabras pero en verdad ¿es que no lo habías entendido?

Les doy un aplauso, porque en verdad es plausible las personas que aún viendo y sintiendo eso, tratan de darse su lugar. Recordemos, y parece que se olvida, SOMOS PERSONAS.

Critico mucho a mis hermanos contadores, en especial a los de grandes corporativos. Yo no encuentro, como una persona en sus cinco, presentan estas características: compromiso, alto valor a la responsabilidad, etica profesionaly alto valor a la lealtad (sumisión, falta de personalidad, ausencia de autoestima, falta de valores) No se, espero muchas en verdad de esas personas queden afuera del paréntesis ¿Te hicieron esta pregunta cuando entraste al corporativo?: ¿Estarías dispuesto a sacrificar tu vida personal por pertenecer a nuestra empresa? Si te la hicieron al igual que a mí esa pregunta; la respuesta es nooooooooooooo,en eso radica el problema, ¿renunciar a tu vida a cambio de dinero?

Si personas, que "según" nos decimos "educadas" seguimos con eso, no nos quejemos que las cosas sigan igual. La educación solo es buena cuando esta te abre posibilidades (no te las cierra). El conocimiento solo debe ser un medio que te abra más medios a conocerte a tí mismo.

Tenemos un grave problema de inseguridad, muerte y miedo. Esto no lo resuelve ni el gobierno federal, ni el local y mucho menos la violencia. Es un problema mucho mas grande...ausencia de amor al prójimo. Eso solo se enseña en la familia. La única solución es educar buenas hijos. No es una solución a corto plazo, pero en verdad, es la única solución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada